martes, 23 de febrero de 2010

TRISTE ANIVERSARIO

Hace una vida, ya consumida por la noche, nos conocimos. En otro 23, en un enero marchito. Imposible olvidarlo. Inútil intentarlo.

Con su silencio y su ausencia he tejido una mortaja que lucir por incontables días. Me falta su aliento, ansío sus caricias, me aterra recordar su sonrisa. La tuve a mi lado y, ahora que he muerto, grabo con mis lágrimas cientos de estrías en mi piel para señalar cada minuto que la siento en falta.

“Olvídame”. Eso dijo: “Olvídame”.

Sólo explícame cómo.

Encerrado en mi ataúd pregunto a la noche por qué ya no me visitas. Prometo olvidarte pero, antes, mata mi alma.

Feliz aniversario, mi vida.

1 comentario:

  1. olvidar es la mejor de mis maneras para obtener un equilibrio en mi vida...no puedo pasear por las calles sin temer cruzarme contigo..

    ResponderEliminar