sábado, 20 de febrero de 2010

NOCHE

¡Maldita y terrible noche!

Confluyó el atardecer mientras cruzaba el puente. El cielo se tornó de ébano al compás de mis pasos. La gente fluyó como agua a mi alrededor dispersándose con sonrisas y miradas de ilusión. Tubos de neón vistieron las calles y sus monumentos. La Luna, creciente, decoró con humildad el techo de la ciudad. Ni siquiera hizo frio; si acaso, algo de frescor para despertar los sentidos.

Una noche angustiosa que necesito perder de mis recuerdos.

Y es que me faltabas tú.

1 comentario:

  1. Inspirado en un chica de pasó por tu vida...

    muy bonito...=)

    encantador....

    Besos de tu admiradora Classic Girl...

    ResponderEliminar